Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
919 011 452

Cuando se quiere instalar un punto de recarga en un parking hay que tener en cuenta que, según el estándar europeo, hay cuatro modos de carga: tres en alterna y uno en continua. Cada uno se amolda a una situación diferente y al tipo de vehículo. Hay que tener claras las diferencias a la hora de instalar puntos de recarga en gasolineras.

En el Modo 1 no existe comunicación alguna entre la toma y el vehículo. Además, al tratarse de una toma schuko doméstica, el punto de recarga no está destinado específicamente a la recarga del vehículo. Hablamos de una carga lenta, monofásica, en alterna y con una intensidad máxima de 16 A y voltaje de 230 V. Por eso, la potencia máxima de carga es de 3,7 kW. El nombre “schuko” proviene del alemán Schutzkontakt que significa “contacto protector”. Esta toma no tiene seguridad ni protección y está más indicada para recargar ciclomotores, bicicletas o patinetes eléctricos.

Optar por la instalación de un cargador para vehículos eléctricos en tu parking

El Modo 2 es exactamente idéntico al 1, pero el cable equipa un sistema de protección y un interruptor del diferencial. Se trata de evitar cualquier problema de conexión con la red activando o desactivando la recarga reforzando la seguridad y con un grado bajo de comunicación entre punto y vehículo. El Modo 2 suele contar con una caja de recarga con una toma schuko y el cable se conecta desde el vehículo con esa toma, pero con un sistema de protección más potente. Es por lo tanto una recarga lenta, monofásica, en alterna y con una intensidad que suele ser de 16 A, un voltaje de 230 V y una potencia máxima de 3,7 kW. Ideal para coches eléctricos con una batería pequeña o híbridos enchufables. También disponible en la instalación de puntos de recarga en aparcamientos públicos.

En cuanto al Modo 3, es el que se está estandarizando en las recargas de destino. Por ejemplo, en los hogares, en los garajes comunitarios o para la instalación de un punto de recarga en un hotel. Se conoce coloquialmente como Wallbox y solo sirve para la recarga de vehículos eléctricos o híbridos enchufables. Lleva los sistemas de protección necesarios para la seguridad de la instalación eléctrica y el vehículo. También control para monitorizar y detectar la recarga, que es semirápida y mediante un cable que une punto y vehículo. Utiliza corriente alterna y actúa como monofásica. A veces también en trifásica.

El Modo 4 está destinado a la recarga rápida en corriente continua gracias a que lleva un transformador de alterna a continua. Suele usarse en puntos de recarga públicos. El cable ya viene incorporado en el punto de recarga y solo hay que conectar el lado del vehículo. Las recargas son de mínimo 50 kW y en 30 minutos se puede cargar casi el 80% de la batería del coche eléctrico.

 

PIDA SU PRESUPUESTO PARA INSTALAR PUNTOS DE RECARGA

¿Tienes alguna ubicación en mente?