La energía es el núcleo del desafío climático y, a su vez, también es la llave para encontrar una solución y ahorro. Los combustibles fósiles –como el carbón, el petróleo y el gas–, no solo perjudican al planeta, ya que representan más del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero y casi el 90% de todas las emisiones de dióxido de carbono, sino que ahora también afectan al bolsillo de los españoles con precios que constantemente superan máximos históricos. Además, se trata de un problema que repercute en nuestro país a gran escala: en España, por ejemplo, casi un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero (un 27%) provienen de los coches de combustión, según un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid[1].

Asimismo, según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea[2], con respecto a hace un año, la gasolina es un 53,9% más cara y el diésel un 68,5%. Una tendencia que se replica en las tarifas de luz: a mediados de junio el precio de la electricidad ascendió hasta los 266,38 euros MWh, lo que supone un incremento de un 91% en comparación con junio de 2021. A medida que los precios siguen creciendo exponencialmente y el deterioro del planeta continúa, la solución está en nuestra mano: apostar por las fuentes de energía renovable que, además, tenemos disponibles en abundancia, a través del sol, el viento, el agua, el calor.

En emovili somos conscientes de que la propia naturaleza es la respuesta a este reto climático. El eje vertebrador de nuestra propuesta de valor es, precisamente, ayudar a acabar con la dependencia de los combustibles fósiles e invertir en alternativas limpias, accesibles, asequibles y sostenibles. Nuestro leitmotiv es garantizar el ahorro, al mismo tiempo que facilitamos el consumo sostenible de energía en hogares y empresas. Desde 2017, cuando creamos el proyecto, nos hemos dedicado a la instalación de puntos de recarga y paneles solares. Pero gracias a nuestra constante innovación, hemos ido más allá creando un sistema de movilidad 100% sostenible en los que los vehículos eléctricos se alimentan de energía totalmente renovable, producida por los paneles solares de tu casa o trabajo. El resultado es revolucionario: consumimos energía sostenible a coste 0.

Hemos instalado, hasta la fecha, más de 6.000 puntos de recarga y 1.000 paneles solares, así como 500 instalaciones conectadas que permiten a los paneles solares dotar de energía a los puntos de recarga. El cambio que un solo vehículo eléctrico puede generar es gigante, ya que ahorra 2 toneladas de CO2 al año, y lo mismo ocurre con los paneles solares, que ahorran hasta 107 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a retirar de la circulación a 55 vehículos de combustión. Esto se traduce en que, hemos mitigado 11.900 toneladas de CO2 con nuestros puntos de recarga y paneles solares. Se trata de una reducción importante porque se necesitan, de media, 6 árboles para reducir 1 tonelada de CO2 al año. En resumen, con estas instalaciones hemos ayudado a reducir la misma cantidad de dióxido de carbono que 71.400 árboles mitigarían en un año.

Esto se traduce en un ahorro importante para el usuario también: si un ciudadano recorre 15.000 km al año con un vehículo eléctrico recargado por los paneles solares estaría circulando a coste 0€, y por tanto estaría ahorrando 1.901,25€ al año.

Somos férreos creyentes de que las energías renovables son la respuesta a la crisis climática y también al ahorro en el hogar, empezando porque las fuentes de energía renovable nos rodean, son recursos más baratos, más sanos para el ambiente y la población y también más viables económicamente. En resumen, tenemos la solución al alcance de la mano: sólo es cuestión de saber cómo aprovecharlo, escalarlo y maximizar su uso.

[1] Boletín Petrolero de la Unión Europea. 2022. https://data.europa.eu/data/datasets/eu-oil-bulletin?locale=es
[2]Universidad Politécnica de Madrid. 2021. https://www.cambio16.com/el-impacto-en-el-medioambiente-de-los-coches-electricos-ocurre-lejos-de-donde-se-utilizan/