Vía NIUS
“El cargador depende de que se vendan coches eléctricos, pero las casas y los tejados ya están ahí para instalar placas y la energía es imprescindible” – Paco Casas

Decir coche eléctrico es decir cargador en casa. Y justo ese es el negocio de emovili, instalar en empresas y hogares la media naranja del coche a baterías. Francisco Casas, su socio fundador, lleva cinco años creciendo con esta empresa que ahora hace montaje híbrido, es decir, cargador más placas fotovoltáicas y le va “espectacular”. “No hay día que no vendamos tres instalaciones”, reconoce. Pero no sólo quiere internacionalizar más su negocio, sino que están dando el salto para la recarga pública superrápida en zonas industriales, sector donde en sus flotas ya ha comenzado la sustitución de térmicos por eléctricos y “habrá muchas empresas que no tendrán capacidad de poder realizar la recarga dentro de sus instalaciones”.

Pregunta: Ustedes llevan unos 5.000 cargadores instalados en hogares y empresas. ¿No han pensado en dar el salto a los públicos?

Respuesta: Desde el inicio fuimos a la carga privada porque es la que el usuario más va a utilizar. Y aunque el primer año no llegamos a las 300 instalaciones, el año pasado llegamos a hacer 2.000 y este año el objetivo es superar las 4.000 instalaciones en vivienda. Además, en 2021 hemos hecho más de 300 empresas, que están comenzando a poner puntos de recarga para sus empleados. Y hace un mes creamos emovili Fast con la que vamos a hacer un despliegue de carga pública con un concepto diferente.

P: Cuénteme la diferencia.

R: Vamos a ir a zonas industriales donde las empresas de logística están haciendo la sustitución de su flota de vehículos de térmicos a eléctricos, generando una ubicación a la que puedan venir a cargar. Ellos y cualquier ciudadano.

P: ¿Abandonarán la carga privada?

R: No. Seguimos siendo líderes de instalación de puntos de recarga en casa. Y seguimos llegando a acuerdos con marcas de automóvil, que es de donde viene el cliente “fresquito” que se acaba de comprar un vehículo y le surge la necesidad.

P: ¿Por qué entonces la carga pública?

R: Porque no todo el mundo va a tener suficiente potencia contratada en las empresas para su nueva flota. Nosotros ofreceremos carga superrápida con cargadores de 150 kW, donde en diez minutos van a cargar sus vehículos. En el despliegue vamos a tener patrocinadores importantes para poder acabar este año con cincuenta ubicaciones como meta. Y si no las hacemos por los permisos, que es uno de los temas que dilatan todo este tema de la carga rápida pública, pues el plan es montar más de 200 puntos de recarga de cargadores superrápidos en los próximos tres años.

P: El momento es óptimo…

R: Estamos hablando de que en 2030 en España habrá tres millones de vehículos enchufables. Pero bueno tenemos que ir al 100% eléctrico porque al final el híbrido enchufable yo creo que es un vehículo que llegará a desaparecer dentro de unos años. Cosas como los Planes Moves que están ayudando. De los 2.000 puntos de recarga privados que instalamos el año pasado, todos han ido al Plan Moves. Nosotros apostamos por la carga privada, pero en los viajes tendrá que ser pública y habrá muchas empresas que no tendrán capacidad de poder realizarla dentro de sus instalaciones.

P: Además de los permisos del propio punto de recarga, ¿puede ser también un freno la necesidad de subestaciones de carga que les aporten la potencia necesaria debido al coste, los permisos y el tiempo de instalación añadido?

R: Ahí tenemos dos estrategias. Una es buscar subestaciones cercanas para poder alimentarnos de esta potencia que se va a requerir. Y dos, estamos realizando proyectos donde nos vamos a nutrir de energía 100% fotovoltáica o eólica. Estamos hablando con cinco comercializadoras que tienen esa energía para ser más competitivos y continuar siendo no contaminantes con la energía que vamos a distribuir. Pero sí, cuando se habla de que se van a montar 100.000 puntos de carga se supone que el despliegue a nivel subestaciones tiene que ser enorme, porque si no ¿de donde vamos a sacar toda esta energía?.

P: ¿Cómo cree que se puede acelerar el despliegue de la red de carga pública?

R: Yo creo que copiar a los países vecinos que mejor lo están haciendo. Países como Alemania, Francia, Italia y nuestros vecinos de Portugal, lo están haciendo mejor y más rápido. Por tanto lo que hay que hacer es copiar su modelo para que el tema de los permisos se acelere.

P: ¿Llegará el cargador a ser un electrodoméstico más en los hogares?

R: Va a ser un bien de equipo para la casa particular y regulará la energía de la casa. Actualmente el 100% de las instalaciones que hacemos es con un cargador que incluye una pinza de balanceo que distribuye la energía dando siempre la prioridad al gasto de la casa, con lo cual la carga se queda como elemento secundario. Estamos orientando al cliente a este cargador en conjunción con las placas solares. Se denominan instalaciones híbridas, y el año pasado ya hicimos 300 instalaciones de este tipo.

P: El cargador entonces necesitará contar con carga bidireccional, ¿es más caro?

R: Digamos que las baterías de acumulación todavía son algo caras. Encarecen tanto la instalación solar como la recarga, pero esta suma se va a imponer, es clarísimo. Al final vamos a pagar cero de energía y como te puedes imaginar las comercializadoras no están apostando mucho por esto.

P: ¿Abaratarán sus precios por las economías de escala?

R: Por supuesto, todos. Con la guerra y los microchips han subido las materias primas, pero esta es la primera vez en cinco años que se incrementa el precio desde que empezamos. Creo que es un tema muy circunstancial. Los cargadores como bienes de equipo lo que van a hacer es dar más soluciones, ampliar las prestaciones.

P: ¿Cuál es la vida media de un punto de recarga en casa?

R: De los 5.000 que llevamos desde que empezamos no hemos tenido ninguna sustitución. A algún cliente le hemos cambiado la placa base, y sin problema. Sí es verdad que las nuevas generaciones te dan más prestaciones. Por ejemplo, hay algún cargador de los iniciales que no se podían conectar con la fotovoltáica. Pero la vida útil está superando los siete años. Los fabricantes nos hablan de diez y al final esto también depende un poco de tus necesidades.

P: Ustedes ofrecen asesoramiento energético a sus clientes. ¿Qué es lo más importante a tener en cuenta?

R: Controlar la potencia para que el gasto se haga en el tramo más económico de los seis que hay ahora. Por otro lado, sigo pensando que la solución es la carga en casa y que te puedas autoabastecer de energía.

P: ¿Qué parte de su negocio son los cargadores y qué parte son las placas? ¿Cree que la instalación conjunta es el futuro?

R: Es el presente, es una realidad en emovili. Empezamos hace casi dos años y la venta cruzada está yendo espectacular. Actualmente donde estamos creciendo más del 300% es en la parte de placas solares. Hace un año y medio empezamos en serio y no hay un día que no vendamos tres instalaciones. Con una diferencia grande y es que nosotros instalamos cargadores en toda España y placas solares de momento en Madrid, Barcelona e islas. Esto lo vamos a solventar antes de final del año. Nuestra facturación del año pasado de placas solares no era ni el 5%, ahora ya está en el 25% y creemos que vamos a acabar el año con un 50%. Y cuando me dicen que la competencia va a crecer mucho, hay un punto que está claro. Los coches tienen que venderse y dependen de los microchips, de las guerras etc. Pero las casas están ahí y los tejados están ahí y la energía está a un precio que nunca pensábamos que iba a llegar. La amortización de la instalación de las placas que antes estaba seis años, actualmente, habiéndose incrementado un poco el coste de las placas y los inversores, esa amortización ya no pasa de tres años. Aparte de que los entes externos están viendo a ver cómo se puede mejorar la financiación, las ayudas… Por ejemplo, hay quien se ahorra hasta 2.500 de IBI solo en tres años debido a que hay Ayuntamientos, en los que te llegas a reducir el 50% del pago de ese impuesto. Así que nuestro problema es más por la cadena de suministro que por el número de clientes. Ahora mismo la demanda está siendo tremenda.

P: ¿Qué otros puntos fuertes tiene emovili?

R: Estamos muy cerca de las empresas de modo que les montamos los cargadores pero también hacemos ofertas llave en mano a todos sus empleados para ponerles el punto de recarga en casa. Lo que ahora estamos haciendo es darles información  a todos esos clientes de su gasto energético a través de una aplicación. Así pueden ver qué energía están consumiendo o qué energía han consumido durante el año. Así vemos por ejemplo que en el 95% de los casos, el poner un punto de recarga no supone que sea necesario incrementar la potencia contratada. También le orientamos de hacia adonde deben ir sus consumos energéticos en consecuencia con sus hábitos de vida y horarios.