Vía Forococheseléctricos

En un plazo de tiempo relativamente corto la ciudad de Madrid está reemplazando toda su flota de autobuses a gasóleo por otros de energías alternativas. La flota renovada se compone de autobuses híbridos, de gas natural y eléctricos. En 2023 se retirarán del servicio todos los diésel. Ahora mismo se están buscando autobuses eléctricos para comprarlos este mismo año y el siguiente.

La mayoría de los autobuses que se van a comprar en el periodo 2021-2023 son de gas natural, 520 unidades, pero también se van a comprar muchos eléctricos. Actualmente la Empresa Municipal de Transportes (EMT) cuenta con más de 170 unidades eléctricas, fundamentalmente de BYD e Irizar, y se emplean en 15 líneas. Entre 2022 y 2023 se van a comprar otras 150 unidades por un precio de 99 millones de euros.

La EMT ha puesto las siguientes condiciones: tendrán 12 metros de largo, no necesitarán recarga de oportunidad (sin pasar por cocheras), la recarga debe realizarse en un plazo de 5 horas con cargadores ya existentes en la EMT, tienen que aguantar 20 horas de servicio y a una velocidad media de 14 km/h. La entrega se efectuará entre septiembre de 2022 y noviembre de 2023. La empresa adjudicataria tiene que incluir la formación a los empleados de la EMT, tanto conductores como personal de mantenimiento.

Actualmente Madrid tiene tres líneas 100% electrificadas, las líneas Cero, que no solo son de cero emisiones, también son de coste cero (gratuitas) para el usuario. Durante 2021 la empresa pública de transportes capitalina trasladó a 2,6 millones de pasajeros en estas líneas, siendo la gran mayoría los de la línea 001 (Estación de Atocha-Moncloa), con 1,6 millones de personas trasladadas. El resto se divide entre la línea 002 (Puerta de Toledo-Argüelles), con 325.000 pasajeros, y la C03 perimetral, 652.000 pasajeros.

La iniciativa de líneas electrificadas y sin coste para el usuario arrancó en 2020, año en el que se pusieron en servicio las tres líneas, con un total de 1,1 millones de viajeros. No olvidemos que durante ese año maldito hubo una brusca bajada de viajes por las restricciones a la movilidad y un menor uso del transporte público por temor al contagio de COVID-19 (pese a todas las medidas de seguridad que se implementaron).

La EMT tiene planes ambiciosos para electrificar su flota a nivel de infraestructuras. La cochera de La Elipa será 100% eléctrica y albergará a 318 unidades. En Las Tablas se creará un centro de bajas emisiones con 9.000 metros cuadrados y capacidad para dar servicio a 513 unidades. Además, está prevista la apertura del hub de electromovilidad Canalejas 360, con 12 puntos de recarga y servicios auxiliares.