Forococheseléctricos

En poco más de tres años Nigel Raynard, conductor profesional que realiza servicios de VTC en Nueva Gales del Sur (Australia), ha superado los 420.000 km con un Tesla Model S 75D de 2018. Llevando pasajeros y equipaje de un lugar a otro en un país enorme, su odómetro no para de subir, pero sus costes se han mantenidos muy contenidos. El coche ya lo tiene totalmente amortizado.

Antes se ganaba la vida con equivalentes de gasolina de alta gama, cuyas medias de consumo no bajaban nunca de 10 l/100 km. Tampoco le han durado tantos kilómetros. El cálculo de más de 100.000 dólares australianos en gasolina ahorrados, que son más de 64.000 euros, le viene por una media de 13,4 l/100 km -común en Australia- y el litro a 1,8 dólares locales. Su ahorro es superior a la media porque suele ir con pasajeros y el maletero bien cargado.

Superó la barrera de los 400.000 km con las pastillas de freno de serie y las mantiene aún, meritorio incluso considerando que en largas kilometradas por autopista no es que se usen mucho. Sus baterías mantienen más del 90% de su capacidad original (ahora 340 km), habiendo cargado fundamentalmente en corriente continua (DC). Utiliza la recarga gratuita siempre que puede, pero si necesita llegar antes paga lo que haga falta en cargadores rápidos.

Más sorprendente es su historial de revisiones, UNA, le costó 290 euros al cambio y acaba de pedir cita para la segunda. Ha fundido 10 juegos de neumáticos, el mayor de sus costes corresponde al seguro. Con razón se jacta de que es la ruina del modelo de negocio de la postventa (dice hacer el mantenimiento él mismo). En total se ha gastado unos 3.200 euros al cambio en mantenimiento y reparaciones.

Calculadora en mano, es el coche más rentable que ha tenido en su carrera profesional. Ahorra en combustible, en mantenimiento, en impuestos, en revisiones, en no-cambios de aceite, etc. También sirve de ejemplo paradigmático de que no todos los coches eléctricos necesitan cambio de baterías, y que hay modelos que sufren más degradación que otros.

Huelga decir que es un cliente satisfecho que no va a volver a conducir un térmico para trabajar, así que va a repetir. En 2022 le entregarán otro Model S, y también tiene un Model 3. Actualmente en el mercado australiano un Tesla Model S Long Range sale a 141.990 dólares (91.365 euros), sumando impuestos se va a 170.968 dólares (110.011 euros).