Vía Forococheseléctricos

La producción mundial de turismos, todoterrenos y vehículos comerciales ligeros llegó a su tope en 2017 y 2018. De acuerdo a los datos recopilados por la consultora LMC Automotive, en lo que va de año se han vendido 73 millones de unidades en el mundo (enero-septiembre), muy por debajo de lo habitual últimamente, que eran unos 82 millones. Una de las razones es la crisis de los microchips.

Esta restricción en la oferta de los proveedores no ha afectado igual a todos los fabricantes, véase a Tesla, que está capeando el temporal mejor. Tampoco afecta igual a todos los modelos. La misma consultora afirma que, dada la restricción de microchips y semiconductores, los fabricantes prefieren producir vehículos eléctricos o aquellas versiones que producen un mayor beneficio por unidad. Así, vendiendo menos, sacan más dinero.

La previsión para este año es que se vendan mundialmente 4,1 millones de coches eléctricos, un notable aumento respecto a los 2,1 millones de unidades de 2020 -prácticamente el doble-. LMC Automotive hace el siguiente desglose: 1,15 millones de China, 453.000 de Europa y 283.000 de Norteamérica. Mientras el mercado global lleva un crecimiento del 12%, el de coches eléctricos ha subido un 141%. En Europa se espera un volumen de 1,18 millones de unidades (+60% sobre 2020) considerando la tendencia hasta septiembre.

Si bien LMC sabe que los coches eléctricos están aumentando mucho su crecimiento, también saben que eso va a ralentizarse en relación a otras tecnologías cuando se vayan solventando los problemas de suministro entre 2022 y 2023, y eso incluye a motorizaciones térmicas sin hibridar. Mientras tanto, desde luego en Europa interesa vender todos los coches eléctricos que sean posibles para reducir la cifra de emisiones de cada fabricante. Para 2021 el objetivo es de 95 g/km de CO2, unas marcas más y otras menos.

Y es que, contrariamente a la creencia de que los fabricantes están entorpeciendo el auge del coche eléctrico, lo cierto es que les interesa no pagar sanciones en Europa, tampoco en China. Prueba de ello es que las ventas de coches eléctricos suben por encima de la media del mercado porque se están priorizando los recursos en ese sentido, lo cual perjudica al grueso del mercado, que está calentando el mercado de seminuevos y usados.