Vía Movilidad Hoy

Todos comparten un motor eléctrico, pero no todos son igual de ecológicos. Te contamos las diferencias entre un coche híbrido, híbrido enchufable (o plug-in) y eléctrico puro. Como son modelos que contaminan poco, cuentan con ventajas en su etiqueta de la DGT.

Coches híbridos (HEV)

Es el coche híbrido tradicional, como el conocido Toyota Prius al que ahora le ha salido un duro competidor, el Hyundai Ioniq. Los vehículos híbridos combinan un motor eléctrico con un motor de combustión interna, generalmente de gasolina. Incluyen una pequeña batería de pequeñas dimensiones que no se puede cargar desde un enchufe o fuente de alimentación externa. ¿Cómo se carga? A través de un sistema de recuperación de energía al levantar el pie del acelerador y a través del propulsor de combustión. Esta batería puede ser de níquel/hidruro metálico (como en las versiones más básicas del nuevo Toyota Prius) o de iones de litio (como en el Hyundai Ioniq), más rápida al cargar, menos voluminosa y menos pesada.

Podemos hablar de tres tipos de coches híbridos, los que utilizan la tecnología de hibridación en serie como en el Opel Ampera, los que utilizan la tecnología híbrida combinada de la que es líder Toyota (Full Hybrid), o el sistema híbrido parcial alternativo que propone Honda.

  • En el sistema híbrido en serie el motor de combustión interna sólo se usa para generar electricidad, por lo tanto, no está conectado mecánicamente con las ruedas. Este motor tiene la misión de recargar la batería.
  • En el sistema híbrido combinado las distintas fuentes de alimentación pueden propulsar el vehículo por separado o combinarse. Este sistema está más enfocado a un uso urbano a baja velocidad que es cuando el motor se apaga y el vehículo circula solo con energía eléctrica. Es entonces cuando conseguimos reducir el consumo y las emisiones. Cuando hace falta más potencia, por ejemplo, en una aceleración, se combinan ambas fuentes y a elevadas velocidades sólo funciona el motor de combustión.
  • En el sistema híbrido paralelo el motor de combustión es el único responsable de la propulsión del vehículo, mientras que la función del motor eléctrico es aportar potencia adicional cuando es necesario. Este sistema ha evolucionado al combinar fuentes de 12V y 48 V. Los 12 V se utilizan para la iluminación y el sistema de información y entretenimiento, mientras que los 48V son para componentes que utilizan mayor potencia. ¿Su ventaja? El consumo de combustible debería de reducirse en un 15-20% con respecto a un híbrido combinado.

La autonomía de los coches híbridos HEV (no enchufables) ronda los 2 kilómetros y cuentan con la etiqueta Eco de la DGT.

Coches híbridos enchufables o plug-in (PHEV)

Los coches híbridos enchufables son un paso más hacia la electrificación pura. Estos vehículos combinan una batería y un motor eléctrico con un motor de combustión interna. A diferencia de un híbrido tradicional, la batería de un enchufable es más grande (de 10 a 12 kWh) y sí se puede recargar con una fuente de alimentación externa.

Los híbridos enchufables suelen tener unas emisiones oficiales de CO2 inferiores a los modelos equivalentes de gasolina o diésel por lo que se benefician de ventajas fiscales como vehículos de empresa. También el consumo suele ser inferior. Por lo general, los conductores que carguen el coche con frecuencia, conseguirán cifras de consumo globales mejores que con coches diésel o gasolina.

¿A qué tipo de conductores interesa un híbrido enchufable? A los que hagan más trayectos cortos que largos, ya que es en los recorridos urbanos donde más consumen los motores de combustión y más se aprovecha la ventaja del propulsor eléctrico.

La autonomía de los coches híbridos enchufables está entre los 30 y 50 kilómetros. Siempre que superen los 40 km de autonomía eléctrica consiguen la etiqueta Cero Emisiones de la DGT, de lo contrario se quedan con la etiqueta Eco.

Coches eléctricos puros (EV)

Nacen como la gran solución a la contaminación en las grandes ciudades porque no generan emisiones directas. Funcionan gracias a la combinación de una batería y un motor eléctrico. Esta batería es más grande que la de un híbrido enchufable (25-40 kWh) y es lo que permite aumentar la autonomía en modo eléctrico.

La oferta de modelos eléctricos está aumentando y en continuo desarrollo. Los fabricantes están desarrollando baterías cada vez más potentes. La media de kilómetros que se pueden recorrer con una sola carga está entre los 200 kilómetros de un Kia Soul EV, los 378 km de un Nissan Leaf, los 400 km de un Renault Zoe o los 613 de un Tesla Model S.

Los coches eléctricos tienen la etiqueta Cero Emisiones de la DGT.