Vía iElektro

La Comunidad de Madrid es la capital europea con más irradiación solar, lo que aunado a las subvenciones, hace del autoconsumo inversión con alta rentabilidad.

La compañía Otovo, especializada en la instalación de paneles solares en viviendas unifamiliares, realizó un estudio sobre la Comunidad de Madrid, en el que analiza variables como el coste de inversión, las subvenciones, la irradiación solar, entre otras; concluyendo que la amortización de una instalación de placas solares en la capital, tardaría menos de 7 años.

Si bien los niveles de irradiación solar son un factor importante para determinar el potencial de autoconsumo en una región, otros factores también influyen. En el caso de Madrid, destacan la variedad de subvenciones para la instalación de placas solares, el alto consumo energético y el interés de la población por alternativas de generación y consumo más sostenibles.

Otovo señala algunas de las prinicipales ventajas del autoconsumo en Madrid:

Precio: el precio es más competitivo que en otros territorios, ya que Madrid es una de las regiones con mayor número de instaladores.

Gran capacidad solar: Madrid es la capital europea con más irradiación solar. Los paneles solares también funcionan en días nublados o lluviosos, pudiendo llegar hasta el 25% de su capacidad.

Subvenciones: la Comunidad cuenta con una variedad de ayudas. Ciudades como Getafe, Las Rozas, Rivas-Vaciamadrid o Collado Villalba, cuentas con las mayores bonificaciones de IBI e ICIO (en ciudades con más de 10.000 habitantes). La propia Comunidad ofrece ayudas para la instalación de paneles solares, cubriendo el 30% del monto máximo subvencionable (15.000€).

En cuanto a la rentabilidad, el estudio afirma que aún sin considerar ningún tipo de ayuda, la amortización de la inversión se lograría poco antes de los 7 años, lo que implica una rentabilidad anual por encima del 14%. Si se consideran las mayores bonificaciones que la Comunidad de Madrid ofrece (ICIO: 95% del impuesto e IBI: 50% durante 8 años) la inversión se amortizará antes de los 5 años, lo que eleva la rentabilidad a más de un 20% anual, un muy buen porcentaje para una inversión a largo plazo.