Vía Merca2

Los servicios de carsharing están de moda en Europa. Las restricciones cada vez más estrictas de tráfico y la tendencia a compartir vehículos, y no ha adquirirlo, ha llevado a que muchas grandes firmas apuesten por este servicio. Madrid es un buen ejemplo de ello, ya que se han multiplicado el número de firmas que ofrecen este tipo de productos. Además, a partir de ahora, contará con un nuevo y potente actor: Volkswagen a través de su marca WeShare y comenzando al instalar cargador y punto de recarga cohe eléctrico Volkswagen e-Golf.

La marca alemana puso a finales de febrero el primer ladrillo de su proyecto y este pasado 2 de abril, terminó por rematarlo. Así, ese mismo día Volkswagen (a través de su financiera con sede en Luxemburgo) constituyó en el Registro Mercantil la sociedad We Share Urban Mobility, según consta en el boletín de este lunes. La compañía nace con el objeto social del “alquiler de vehículos para usuarios registrados en una aplicación móvil o sitio web, a través de los cuales podrán reservar, recoger y devolver los vehículos en una zona geográfica concreta , así como proporcionar plazas de aparcamiento a los clientes en las áreas habilitadas para ello”.

Con la incorporación del gigante alemán ya son cerca de una decena los grandes fabricantes que han desembarcado en la capital española con sus servicios de carsharing para ofrecer tu punto de recarga Madrid. Entre ellos, destacan algunos ya muy conocidos como Car2go, perteneciente a Daimler (Mercedes-Benz); Emov, de PSA (Peugeot-Citroën, Opel), ZITY, de Ferrovial y Renault; y WiBle, de Repsol y KIA (este último servicio utiliza coches híbridos enchufables, no 100% eléctricos).

EL VOLKSWAGEN E-GOLF SERÁ LA GRAN FIGURA
Hasta su llegada a Madrid, Volkswagen ya había probado fortuna en su Alemania natal. En concreto, el fabricante desplegó una enorme flota de más de 1.500 unidades del e-Golf, a las que han seguido posteriormente unas 500 más del nuevo e-up! Uno de las nuevas sensaciones en el mercado de coches eléctricos. Por último, es probable que en unos meses también se empiecen a dejar ver por la capital española modelos ID.3 que está diseñado, y bautizado, como el sustituto directo del e-Golf.

“Queremos entusiasmar a los usuarios urbanos jóvenes con la movilidad eléctrica. Con nuestra oferta de coche compartido WeShare”, explicaba en su estreno en la ciudad berlinesa Jürgen Stackmann, miembro del consejo de administración de ventas y marketing de la marca Volkswagen. El modelo de negocio que tiene entre manos la firma, al igual que otros competidores, consiste en un servicio integral y básico de compartir vehículos eléctricos en distintas ciudades (a la que se ha añadido Madrid).

EL ALQUILER DE VEHÍCULOS EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS
Por raro que pueda parecer, la salida del carsharing ha cogido mucho impulso con la llegada del coronavirus. Aunque en principio podría parecer una contradicción, en realidad no lo es. Al fin y al cabo, los efectos irán más allá del simple confinamiento y probablemente más enfocados en el ámbito económico. Con los ingresos limitados, las restricciones para circular con vehículos antiguos y los excesivos precios de los coches eléctricos actuales, la posibilidad de pagar por el uso (más si es reducido) cada vez suena más atrayente.

Lo era, mucho antes de conocer siquiera el término de este 2019, coronavirus. De hecho, al margen de lo anterior el sector estaba ganando mucho peso en las ciudades de Europa gracias a que numerosos ciudadanos lo ven como una buena alternativa al transporte público tradicional. Entre otras cosas, gracias a la comodidad que proporciona ir en un coche privado. Ahora, el miedo a más pandemias (en el transporte público el contacto es inevitable) hará que cada vez más usuarios, y con más fuerza, opten por éste tipo de servicios ¿Será un balón de oxígeno para los grandes fabricantes?